lunes, 24 de septiembre de 2018

A 208 años de su independencia ¡Viva Santa Cruz!

El primer grito libertario de Santa Cruz, 24 de septiembre de 1810, fue producto de una serie de levantamientos que se desarrollaron por la invasión de los españoles y como impacto de las sucesivas sublevaciones que se iniciaron en La Paz y Chuquisaca.

Según explicación de la historiadora Paula Peña, como resultado de los cabildos locales a favor de Buenos Aires, un consejo abierto en la ciudad de Santa Cruz destituyó al subdelegado Pedro José Toledo y se formó la Junta Provisoria.

“Después de este episodio se inició la larga Guerra de la Independencia de las colonias españolas en América, durante un proceso largo y complejo de 15 años, y en Santa Cruz finalizó el 14 de febrero de 1825. A partir de esa fecha, se une al proceso que diera origen a la Independencia de Bolivia el 6 de Agosto de 1825”, indica.

Una vez conformada Bolivia, Santa Cruz se unió con la mitad del territorio; a lo largo de la vida Republicana, se dividió primero con Beni y después con Pando.

Santa Cruz de la Sierra es la ciudad capital y sección municipal del departamento de Santa Cruz que tiene una población de casi tres millones y medio de habitantes (datos INE 2016) .Unidos al área metropolitana se encuentran los municipios de Cotoca, Porongo, Warnes, La Guardia y El Torno.

Está situada al este del país, a orillas del río Piraí. Su crecimiento demográfico está entre los más rápidos de América del Sur. En los últimos años, la urbe cruceña se erigió como puerta de Bolivia al mundo.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Banderas cruceñas distorsionadas flamean en edificios de la ciudad



Para muchos parece un detalle intrascendente, pero para los conocedores de las leyes y de los símbolos cruceños la bandera verde, blanco y verde no debe llevar el escudo que representa a Santa Cruz. Sin embargo, la mayoría de los edificios y casas particulares han sido adornados con la enseña que lleva ese detalle que la distorsiona, pues en la ley de los símbolos, aprobada por la Asamblea Legislativa Departamental (ALD), especifica cómo debe ser el pabellón regional.

Lo que resalta y llama la atención es que en el edificio del Concejo Municipal, el cual es el organismo deliberante de la municipalidad de Santa Cruz de la Sierra, y es de carácter público, está adornado con varias banderas que tienen el escudo bordado en ambos lados.

De igual manera, el establecimiento decano de la educación secundaria de la ciudad, el colegio Nacional Florida, también tiene banderas cruceñas con el escudo y algunas con las ramas de laurel y olivo, que llevan los blasones de otros departamentos, mas no el de Santa Cruz.

La distorsión también es perceptible en el edificio del Centro Cultural Plurinacional, del Banco Central de Bolivia, en cuyo mástil ondea la enseña de Santa Cruz con su escudo al medio.

Asimismo, son decenas de edificios privados y casas particulares que sin notar la falla han izado ese tipo de insignia.

Los comerciantes ambulantes que ofrecen los pabellones en las rotondas de la ciudad, aducen que las enseñas vienen confeccionadas del interior, que no son hechas en la ciudad.

Erróneo

La historiadora Paula Peña recordó que una ley departamental señala claramente que la bandera va sin escudo y tiene tres franjas del mismo tamaño, la superior e inferior son verdes y la del medio es blanca.

“La norma de la ALD aclara que es obligación de las instituciones públicas usar correctamente la bandera que fue creada por Tristán Roca el 24 de julio de 1864, especialmente la Gobernación, las alcaldías, las escuelas, la universidad pública y otros; pues es difícil controlar las instituciones privadas”, refirió Peña.

A su turno, el Comité pro Santa Cruz hizo notar el error al Concejo, habiendo enviado una carta. “Hemos pedido respetar la esencia de la bandera verde, blanco y verde, que tiene un significado para los cruceños; además que está así en el estatuto autonómico”, indicó el titular del ente cívico, Fernando Cuéllar.

En el Concejo se conoció que el encargado del adorno fue el departamento de Protocolo, siendo imposible obtener una respuesta por cuanto el encargado está suspendido. Aunque se pidió la opinión de algunos concejales también fue dificultoso recibir una respuesta, quedando pendiente su contraparte.

martes, 11 de septiembre de 2018

Bolivia no olvida la batalla de Boquerón donde miles de soldados dieron su vida

Han pasado 86 años de la batalla de Boquerón, la primera de la Guerra del Chaco, y el país no ha olvidado el heroísmo de los conscriptos que dieron sus vidas defendiendo la soberanía del país, es por ello que ayer se conmemoró el Día del Soldado Boliviano con un significativo acto en el Faro de Conchupata.

"Boquerón fue un escenario de lucha encarnizada, donde las tropas, los soldados mostraron un heroísmo inolvidable, el soldado boliviano demostró su garra y valentía heroica jamás vista en la vida republicana, recordar los sucesos de esa contienda es reconocer que los soldados provenientes de los diferentes lugares de Bolivia hicieron frente a las balas enemigas", manifestó el comandante de la Segunda División de Ejército, general José Luis Suárez.

Ese encuentro bélico ocurrió del 9 al 29 de septiembre de 1932, es por ello que para la autoridad militar, el soldado boliviano en la actualidad representa la trayectoria de los valientes héroes anónimos de ese entonces, pues pese al tiempo transcurrido la patria necesita de soldados.

Dicho acto se realizó ayer a muy tempranas horas en el Faro de Conchupata, donde se dieron cita autoridades departamentales, militares y policiales, además de estudiantes de secundaria de algunos colegios de la ciudad y guarnición militar de la Segunda División.

Al respecto de ese día tan relevante, el gobernador Víctor Hugo Vásquez, recordó la batalla de Boquerón como la más cruel y sangrienta de la historia del país.

"Por eso nuestro honor y gloria a los soldados anónimos que han caído en las candentes arenas del chaco boliviano y nuestra admiración a todos nuestros soldados, porque en su sangre está inmerso el honor y orgullo de los soldados que han dado su vida y su sangre en la batalla de Boquerón", manifestó en su alocución.

lunes, 6 de agosto de 2018

De Bolívar a Bolivia

Al nacer y como ya está instituido desde tiempos inmemoriales, todos somos bautizados con un nombre. De la misma manera pasó con los países que se fueron formando después de la Guerra de los 15 años o durante ella. Este país al nacer a la vida independiente el 6 de Agosto de 1825, debía tener un nombre.

Tuvieron que pasar cinco días para que el nuevo Estado tenga su nombre y fue bautizado como Bolívar, en honor al Libertador Simón Bolívar y cuya capital fue denominada Sucre, haciendo homenaje al otro Libertador de América.

Pero, es necesario remontar este episodio a la idea que tuvo Bolívar para formar un solo Estado desde Venezuela hasta el Alto Perú. La idea era tener un centro motriz político, económico y social de la nueva América.

Para ello, tuvo que pasar una serie de procesos independentistas, contagiada por la corriente de Bolívar a los habitantes de los pueblos del continente americano.

Mientras que el Mariscal Antonio José de Sucre, tenía una visión más amplia y práctica de acuerdo a los cambios revolucionarios que vivía el continente.

Es así que a partir del 9 de febrero de 1825 se trabaja en la idea de fundar un nuevo Estado en el Alto Perú.

Tras varios intentos de reunión entre los representantes, denominados diputados y elegidos de los cinco departamentos creados hasta entonces, constituidos por La Paz, Potosí, Chuquisaca, Cochabamba y Santa Cruz, se encontraron en Chuquisaca para la fundación de la nueva República, formando la Asamblea Deliberante.

El 24 de junio de 1825 se reunieron los 48 diputados para discutir el futuro de la nueva nación, cuyas deliberaciones terminarían el 28 de julio del mismo año.

Tras la redacción del Acta de la Independencia, encargada a una comisión de siete diputados encabezados por el presidente de la Asamblea Constituyente, José Mariano Serrano, el 6 de Agosto se procede a la suscripción del documento, cuya parte de la declaración manifiesta:

"Ha llegado el venturoso día en que los inalterables y ardientes votos del Alto-Perú, por emanciparse del poder injusto, opresor y miserable del rey Fernando VII, mil veces corroborados con la sangre de sus hijos, conste con la solemnidad y autenticidad que al presente, y que cese para que esta privilegiada región la condición degradante de colonia de la España, junto con toda dependencia tanto de ella, como de su actual y posteriores monarcas. Que en consecuencia, y siendo al mismo tiempo interesante á su dicha, no asociarse á ninguna de las repúblicas vecinas, se erige en un Estado soberano é independiente de todas las naciones, tanto del viejo como del nuevo mundo; y los departamentos del Alto Perú, firmes y unánimes en esta tan justa y magnánima resolución, protestan á la faz de la tierra entera, que su voluntad irrevocable es gobernarse por sí mismos y ser regidos por la constitución, leyes y autoridades que ellos propios se diesen, y creyesen más conducentes á su futura felicidad en clase de nación y al sostén inalterable de su santa religión Católica, y de los sacrosantos derechos de honor, vida, libertad, igualdad, propiedad y seguridad.

Y para la invariabilidad y firmeza de esta resolución, se ligan, vinculan y comprometen, por medio de esta representación soberana, á sostenerla tan firme, constante y heroicamente que en caso necesario sean consagrados, con placer á su cumplimiento defensa e inalterabilidad, la vida misma con los haberes y cuando hay grato para los hombres. Imprímase y comuníquese á quien corresponde para su publicación y circulación".

Hasta ese momento sólo se manejaba el nombre de Alto Perú, como la nueva nación, aunque algunos autores discrepan con esa situación y afirman que el nuevo Estado nació sin nombre, por un error u omisión en la redacción del Acta de la Independencia.

BOLÍVAR

Y no fue recién hasta el jueves 11 de agosto de 1825, cuando la Asamblea General del Alto Perú, instaura la denominación de República de Bolívar al nuevo Estado, emitida a través de un decreto en cuya parte introductoria manifiesta:

"La Asamblea General del Alto Perú, deseando acreditar pública, expresiva y solemnemente su eternal gratitud, y reconocimiento eminentemente justo, al inmortal Libertador de Colombia y del Perú, Simón Bolívar y al valiente y virtuoso Gran Mariscal de Ayacucho, y al ejército libertador, vencedor de los vencedores de Guaqui, Vilcapugio, Ayoma, Sipe-Sipe y Torata: deseando igualmente perpetuar en la memoria de los alto-peruanos, que a tan heroicas, generosas y nobles manos debe esta región su existencia política, su libertad y reunión del cuerpo que ha deliberado sobre su futura suerte, ha venido en decretar".

Posteriormente, se emiten los artículos del mencionado decreto. Los primeros tres establecen:

1º La denominación del nuevo Estado es, y será para lo sucesivo, República Bolívar.

2º El Alto-Perú expresa al continente entero que en razón de su ilimitada confianza en el Libertador de Colombia y del Perú, le reconoce por su buen padre y mejor apoyo contra los peligros del desorden, anarquía, tiranía, invasiones injustas y ataque cualquiera al carácter de nación, de que sea investido, por voto unánime de sus representantes.

3º S.E. el Libertador tendrá el supremo poder Ejecutivo de la República, por todo el tiempo que resida entre los límites de ella, y donde quiera que exista fuera de estos, tendrá los honores de Protector y Presidente de ella.

La denominación de la República de Bolívar fue en homenaje al Libertador Simón Bolívar, mientras que la capital de la nueva República adoptó el nombre de Sucre, en homenaje al Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre.

La nominación de República de Bolívar duró apenas dos meses y 23 días, ya que el 3 de octubre de 1825 se emite otro decreto, cambiando el nombre de la República de Bolívar por el de República de Bolivia.

BOLIVIA

En las posteriores sesiones y antes de que la Asamblea Constituyente quede cesante, tomó la palabra el diputado Manuel Martín para solicitar a sus colegas, tras una exposición gramatical y buscando una derivación correcta y eufórica que fuera sustituido el nombre de República de Bolívar por el de Bolivia.

El diputado argumentó que si de Rómulo se derivó Roma, de Bolívar debía ser Bolivia. La iniciativa fue aprobada por el congreso deliberante y se sancionó mediante Ley del 3 de Octubre de 1825, sustituyendo el primitivo nombre del nuevo Estado.

MARTÍN

De acuerdo al escritor, Julio Díaz Arguedas, Manuel Martín nació en la comunidad del ayllu Paco Chico, del cantón Yocalla, provincia Frías del departamento de Potosí. Hijo de Melchor Cruz y de Flora Guiza "jatunarrunas" (personas grandes, hombres grandes).

Era descendiente de una humilde familia de indígenas, al quedar huérfano en tierna edad fue recogido y educado por un señor Martín, vecino de la comunidad y amigo de los padres del niño.

"Gracias a este favor, el pequeño adoptó ese apellido, que más tarde ostentara honrosamente".

Desde muy joven recibió las más profundas impresiones de la guerra libertaria y en los primeros años de la época republicana, era Rector del Colegio de San Agustín en Chuquisaca, donde se le consideraba como un prodigio de sabiduría.

Las investigaciones sobre su biografía no han podido fijar la fecha de su nacimiento ni la de su fallecimiento, que ha debido ser en edad avanzada, pero su nombre perdurará para siempre al lado de su ahijada Bolivia.

REFERENCIAS

Anuario 1825, Banco de la Nación Boliviana

Selecciones de Bolivia, Julio Díaz Arguedas

Historia de Bolivia, José D. Mesa, Teresa Gisbert y Carlos D. Mesa

Historia de Bolivia en Imágenes, Enrique Finot y Mariano Baptista Gumucio