martes, 25 de abril de 2017

La tumba del español Pedro A. Olañeta

A 7 kilómetros de Tumusla (Camino Real) está asentada, la comunidad de Patirana, donde se encuentra la tumba del Cnl. Pedro Antonio de Olañeta, el último tirano español derrotado junto a su tropa por el Cnl. Carlos Medinaceli al mando de la caballería chicheña el 1 de abril de 1825 y nació Bolivia a la vida republicana, libre e independiente.

La iglesia colonial “El Carmen”, pese al tiempo transcurrido, testigo de sangrientas batallas libradas en el río Tumusla, exhibe en su torre una campana fundida en 1783, además, en Patirana se puede apreciar la cárcel donde eran torturados los patriotas rebeldes a las leyes del Rey Fernando VII.

Los muros del que fue Pucka Wasi (Casa colorada), al igual que las caballerizas de este cuartel realista, forman parte del pasado histórico que consagró a los bravos del sur que tras 16 años del lucha ante un pertrechado enemigo en suelo chicheño a costa de sudor y sangre trazaron y consolidaron el camino de la independencia.

Kenny Salvador Chambi y Gustavo Ortega, Alcalde Municipal y Presidente del Concejo Municipal de Santiago de Cotagaita, respectivamente, informaron a la Revista Nuevos Horizontes de EL DIARIO que a 8 años de celebrarse el Bicentenario de la gloriosa batalla de Tumusla se elaborarán proyectos para restaurar los sitios históricos de la Guerra de la Independencia (1810-1825)

En Cotagaita, escenario de la primera batalla libertaria (27 de octubre 1810), en el componente turístico, se restaurará la casa de la agraciada Claudina Barrios “La Chaskañawi”, que vendía chicha en la plaza de Cotagaita, como también se hacen trámites de expropiación para construir el Museo Histórico y la Casa de la Cultura.

Previamente, se debe proceder a un inventario en torno a los atractivos turísticos que tiene Cotagaita y en su entorno, proporcionar agua potable (planta potabilizadora de agua con cloro) buen sistema de alcantarillado, centros de hospedaje: hotelería, albergues cómodos tanto en el área urbana como rural y buena SEÑALIZACION para los visitantes, fomentar así el turismo comunitario generando ingresos a los pobladores por servicios diversos.

EL QHAPAQ ÑAN POR LOS CHICHAS

La provincia Nor Chichas, se caracteriza por la producción de frutales, destacándose la uva en diversas variedades, antiguas “falcas” (bodegas) artesanales se dedican al destilado de vinos, singanis, vino patero, como de la tradicional “ratafía”, de alta pureza y calidad.

Hacia el este, en el camino que conecta con los Cintis (Chuquisaca), en las márgenes del río Cota-gaita, se encuentran viñedos y bodegas en Tulti, Cheque, Cholcapa, Vicchoca, Rancho, Pampa Grande, La Carreta, Cerro Colorado, Ciénega y otros poblados de reconocida actividad vitivinícola.

En la ladera este, de este curso del río, aguas abajo se puede apreciar un camino de herradura a lo largo de varios kilómetros, podría tratarse de un ramal del “Qhapaq Ñan” (Camino del comerciante) utilizado por los antiguos viajeros con sus caravanas de mulas, llamas y burros que abastecían de productos diversos a las minas explotadas por los españoles como: Gran Chocaya, Portugalete, Animas, Tatasi, San Cristóbal, Nuevo Mundo, Trapiche, Santa Isabel, Esmoraca, San Vicente y otras minas en Los Lípez.

En “odres” (botas de cuero de chivo), transportaban en lomos de los animales vinos y singanis. Era la ruta del vino, del ají, de la coca, tabaco, sal, del oro y otros caminos de herradura como del antiguo camino que pasa por Almona, Totora conectándose hacia el sur con Palquiza, Quiriza y con Tambo Real de Calahoyo (al oeste de Villazón), formaban parte de antiguas sendas desde antes de la colonia.

Desde hace años, especialistas de la UNESCO, desarrollan labores de investigación en torno a los vestigios del Qhapaq Ñan, algunos de estos tramos desaparecieron como la Red Vial Prehispánica, que comenzaba en Santiago (Chile) y se extendía hasta Pasto (Colombia), atravesando el continente sudamericano.

Dentro de las propuestas para desarrollar el turismo, se encuentran paseos a caballo a comunidades donde las hábiles mujeres chicheñas, tejen en forma artesanal colchas (phulllus) con fibra de oveja e hilos de vistosos colores.

En alfarería, se puede apreciar la habilidad de mujeres y hombres, como también conservan su gastronomía como el tradicional “Palqui Uchu” (ají de palqui), vainas de un arbusto que existe en estos valles chicheños, secado, tostado y molido hace posible degustar el “café de palqui”.

El palqui, además, es un excelente forrajero para el ganado caprino, cuya leche espesa hace posible la elaboración del apetitoso y nutritivo QUESO DE CABRA.

EL RECORDADO RICARDO PAITA

En la avenida principal de Santiago de Cotagaita, se encuentra una plaqueta recordatoria al chicheño Ricardo Paita (oriundo de Limeta), quién en la década del 70, con un modesto coche cruzó primero la meta en varias etapas, de los recordados Grandes Premios Nacionales de Automovilismo, constituyéndose en gran protagonista y animador de competencias en los sinuosos y polvorientos caminos de nuestra Patria.

Paita, era humilde y callado, pero a la hora de correr, era imparable, apretaba el acelerador de su máquina y hacía difícil rebasarlo en velocidad, según recuerdan sus ocasionales adversarios.

En fútbol, destaca la buena campaña que desarrolla el Club REAL COTAGAITA, presidido por el visionario Lionel Puch en el torneo de la Asociación de Fútbol de Potosí, con perspectivas de ascender de categoría.

Este modesto club, necesita el apoyo de las instituciones públicas y privadas del sur de Bolivia y Cotagaita, con el impulso de la Alcaldía Municipal, próximamente dispondrá de un estadio de fútbol remodelado con césped natural, graderías, camarines y otros servicios.

En cuanto a la música y folclore de Los Chichas, tiene excelentes cantautores como los hermanos Juan y Zenobio Olarte, con ritmos de tonadas, huayños, zambas que reflejan la vida cotidiana, los fastos históricos y las tradiciones de estos generosos pueblos.

En los carnavales, resaltan las comparsas: Chaskañawis, Juventud que Manda, Santia-gueños, Cosmos, Pali Palis, esta policromía se complementa con ritmos autóctonos como los de Tacala, Jabas Thikas, Ayarachis, con música de quenas, sicus, anatas, quienes forman parte del Patrimonio Folclórico de Nor Chichas.

Los claveles con ramas de la fraganciosa albaca que llevan las simpáticas “Chaskaña-wis”, le dan el perfume natural a las diferentes festividades en la tierra de Los Chichas.

EL LEGENDARIO MOLLE CAMPERO

Pese al tiempo transcurrido, el añejo Molle “Campero” se aferra a la vida, en el sector norte de Cotagaita, bajo su sombra en 1879 acamparon las tropas del Cnl. Narciso Campero, cuyos batallones avanzaron hacia la frontera occidental conformando la Quinta División del Ejercito.

Es de imperiosa necesidad, proteger este añejo árbol con una malla, además de instalar carteles de señalización, por ser un vivo testimonio del pasado histórico de nuestra Patria.

La columna que se dirigió al altiplano orureño, pasando por la mina La Huanchaca-Pulacayo, deambuló errática en la planicie de Salinas Garci Mendoza, Salar de Coipasa, su accionar fue nulo, no logró avanzar y enfrentar al enemigo como era su misión y recuperar Calama ocupado por los chilenos después del aciago 14 de febrero de 1879.

En cambio, la columna de 70 francotiradores entrenados en Cotagaita, comandados por el Cnl. Rufino Carrasco, emprendió la marcha hacia San Cristóbal (Los Lípez), desde ese punto este legendario escuadrón de jinetes a caballo, realizó la travesía de 100 leguas in-gresando al desierto de Atacama y en el cañadón de Tambillo se cubrió de gloria derrotando a una columna del Ejercito Chileno, el 6 de diciembre de 1879.

(Antenor Fernández Yañez cel. 73041229).

martes, 18 de abril de 2017

El Bicentenario de la Gesta Libertaria de Tarija y una línea de tiempo histórica

El 15 de abril de 1817 se libró en los campos de La Tablada de Tolomosa una batalla decisiva para la Guerra de Independencia. Un día como hoy, hace 200 años, las fuerzas independentistas al mando de Gregorio Aráoz de La Madrid y los montoneros de Eustaquio Moto Méndez se alzaron contra el yugo español, representado por el gobernador Mateo Ramírez, asestándole un duro golpe a los realistas y logrando la victoria de los patriotas.

Como parte de la conmemoración del Bicentenario de la lucha por la libertad se ha organizado una agenda que se prolongará por el resto del año.

El director de la Comisión Técnica del Bicentenario de la Gobernación de Tarija, Sergio Lea Plaza, destaca que la batalla de La Tablada es la principal contribución de ese suelo a la emancipación de América.

Añade que uno de los pilares del programa es la historia, muestra de ello es que se presentarán cinco libros, pero además se ha publicado una línea de tiempo digital que reúne dos primeros periodos, de diez, que contienen la cronología del devenir de los hechos que marcaron la existencia de Tarija.

De momento, están disponibles al público los antecedentes y la Guerra de Emancipación en http://tarijabicentenario.com.

"Dentro del eje que corresponde a la historia, en el programa tenemos lo que hemos llamado la línea de tiempo en donde presentamos una secuencia de hitos históricos en diez periodos, desde la antigüedad hasta el 2017”, indica Lea Plaza.

La línea de tiempo es una manera interactiva y digital de presentar una síntesis histórica de fácil consulta que incluye textos, imágenes y videos. De esta forma se recorre la memoria de la región desde el hombre de San Luis, un esqueleto que data de 1.740 años a.C. Hasta el presente, con la era del gas. Se prevé que hasta mayo se completarán los periodos restantes.

La Tablada al presente

Hoy, alrededor de unas 80 personas, entre actores y miembros de las Fuerzas Armadas, recrearán la batalla de La Tablada, a las 7:00, en el mismo lugar donde se libró la contienda entre el 14 y 15 de abril de 1817.

En tanto, este hecho de gran transcendencia histórica se articula en una cronología digital con hechos que hasta la fecha, si bien no eran desconocidos, fueron menos visibles.

En este proyecto centraron sus esfuerzos dos investigadores de historia, Eduardo Valencia y Juan Ticlla, que trabajaron bajo la colaboración y supervisión de la Comisión de Historia del Bicentenario y la edición de Marco Montellano. Decenas de hitos fueron incluidos. Dos de ellos son resaltados por los responsables del proyecto.

Dos hitos históricos

La línea de tiempo inicia el periodo de la Guerra de la Emancipación con un acápite que no ha sido tan visible, como el enfrentamiento de La Tablada. Se trata de Cumbay y la sublevación guaraní, un líder indígena de la región de Ingre, actual Chuquisaca.

Cumbay fue un líder chiriguano que apoyó las sublevaciones contra los españoles de 1804 a 1809 en el Alto Perú. Su relevancia fue tal que se reunió con Manuel Belgrano en Potosí, en 1813. El editor de la línea de tiempo del Bicentenario, Marco Montellano, puntualiza que éste se unió a la causa independentista en 1799.

"Los guaraníes siempre fueron una amenaza que trató de ser contenida por la cruz y por la espada (...). Llegó a tener tanta importancia que colaboró con las guerrillas del Alto Perú y también con el ejército argentino. Me parece un hecho interesante porque está como muy enraizado que los indígenas no tuvieron nada que ver con la Guerra de Independencia y que fue solamente un enfrentamiento entre criollos y españoles”, detalla Montellano.

La capitulación de Méndez

Otro hito importante es la capitulación de Eustaquio Moto Méndez. En 1818 los realistas derrotan a sus tropas independentistas.

A través de la mediación del cura de San Lorenzo, José Francisco de los Reyes, Méndez acordó su capitulación, un convenio por el que se estipulan las condiciones de rendición.

Ticlla comenta que existe correspondencia entre el general José de La Serna y el Virrey del Perú, Joaquín de la Pezuela, que figura en el libro Güemes documentado. Su contenido se prestó en algunos casos, según Ticlla, a la interpretación de que Méndez se había pasado al bando de los realistas porque en la carta se describe el ofrecimiento del grado de teniente coronel.

"Muchos creían por esta carta que Méndez se había vuelto traidor, que dejó abandonados a los patriotas. Hice un estudio más profundo de esa carta, y otros documentos, y he llegado a la conclusión de que en ninguna parte de esa misiva indica que Méndez se pasó a los realistas sino que capituló, se rindió”, explica Ticlla.

Según el investigador de historia el Moto Méndez ya no podía más, tenía poco más de 20 soldados a su mando. Un número insignificante en comparación a los 3.000 realistas que se habían atrincherado en Tarija.

"Méndez era quizá el último patriota que estaba luchando por esta zona, así que con su rendición finaliza la Guerra de Independencia aquí en Tarija. Ello hasta los hechos que sucedieron en 1825 (...). Méndez no traicionó a la patria, se rindió ”, añade
Ticlla.

Para este investigador hay mucho por estudiar y revisar en documentos y archivos para seguir complementando la historiografía de Tarija.


Una visión a futuro

Para Montellano, el Bicentenario es una oportunidad para los tarijeños de reflexionar sobre la forma de entender la condición de Tarija como frontera. Hay dos formas de ver esta; la primera, como una muralla o lugar de separación con otra nación.

"La segunda es ver esta condición como un lugar fructífero de encuentro con la otredad. Me parece que la posición natural y geográfica del valle central de Tarija ha determinado y va a seguir determinando su futuro como un nexo de mayor trascendencia entre los Andes y la cuenca de La Plata hacia el Pacífico”, finaliza Montellano.

Ídolo y sirenas míticas anteriores a la Virgen morena

 
Apenas transcurre Semana Santa en el frecuentado santuario de Copacabana, sea en marzo o abril, colmada de peregrinos, comienzan los aprestos para la fiesta de la Cruz, celebrada cada 3 de mayo, cuando suceden ceremonias y bendiciones.
 
Ocurre desde hace siglos, quizá milenios. 
 
En el largo feriado católico, el ancestral centro religioso se aprestaba a recibir en su treintena de hoteles y similar número de alojamientos y albergues diversos, a unos 4.000 visitantes, más del doble de la población local.
 
"Ahora la afluencia será menos que en febrero o agosto, cuando son las fiestas principales”, refiere la encargada de turismo en este municipio, Amalia Amaru. 
 
El pasado 2 de febrero, durante la festividad de la Virgen de la Candelaria, grupos de folkloristas y financiadores de fiesta cerraron calles durante tres días en derroche de baile y brindis.
 
Al arribo de los primeros caminantes, Amaru prevé que el grueso llegará  para la procesión y Vía Crucis del Viernes Santo. Pero los rezagados cruzarán las puertas de la iglesia, incluso la tarde del Sábado de Gloria o la madrugada de este  Domingo de Resurrección, observa la funcionaria.
 
El santuario de la Virgen de Copacabana, deudora en vena católica de  la Virgen de la Candelaria, una de las advocaciones marianas trasladadas a América,  no cierra ninguno de los días del año (su capilla de velas está abierta "siempre”) pero las ceremonias de veneración se suceden desde hace milenios, según el registro arqueológico y la investigación histórica sobre el adoratorio nativo.
 
Junto con la famosa Basílica y los sitios arqueológicos prehispánicos, el lago Titicaca es el principal destino turístico del país, tan sólo superado por el Salar de Uyuni
 
Todo el año
 
Después de la Candelaria, Semana Santa y del Señor de la Cruz de Colquepata o Santa Veracruz, el pueblo y sus visitantes celebran en el solsticio del 21 de junio el Año Nuevo Aymara (ahora "andino amazónico”) sobre todo en el observatorio solar,  pachataqa, indicador preciso del retorno del sol, también llamado "horca del inca” por su semejanza con un improvisado cadalso, en el promontorio Kesasani, al lado del cerro Siroqa, plagado hoy de antenas.
 
El 5 de agosto se recuerda la entronización de la Virgen de Copacabana como Reina de Bolivia y para el equinoccio del 21 de septiembre, al arrancar la primavera en el hemisferio sur, está la celebración de la Coya Raymi, de reminiscencias femeninas. 
 
Entre octubre y noviembre prosiguen las visitas, no sólo desde la frontera peruana (hasta 50.000 visitas anuales) por la fiesta en la colindante población peruana de Yunguyo, sino por el feriado largo de Todos Santos.
 
Para el solsticio austral del 21 de diciembre se recuerda el Qapaq Raymi. Su motivo central era la consolidación de las lluvias del verano y la iniciación de los jóvenes de élite en el gobierno. Actual patrona y generala de la Policía, la Virgen también recibe  homenajes en el último mes del año, lo mismo que en los feriados de Navidad, Año Nuevo y Reyes, ya en enero.
 
La fiesta mayor, de tres días, es el 2 de febrero, mundialmente célebre por el día de la Candelaria, una de las advocaciones marianas, que se honra en medio mundo, desde España a las Filipinas.
 
Bajo ella comenzó en la temprana Colonia, desde 1583, la devoción por Nuestra Señora de Copacabana, la Virgen "morena” o simplemente "india”, una vez que el escultor Francisco Tito Yupanqui, que la había moldeado el año anterior en Potosí, la llevó a su pueblo originario, parando en Chuquiabo (La Paz), penúltimo tramo de su largo viaje antes de su asentamiento en el santuario lacustre.
 
Este año, el pueblo ostentará nuevamente la entrada de fraternidades en honor del Señor de Colquepata, con capilla frente al Santuario y al pie del Calvario (otrora Llalinaco, hoy también Llallagua).     
 
El ídolo Copacabana, Quesintuu y Umantuu
 
El ídolo Copacabana y las sirenas Quesintuu y Umantuu  precedieron en culto religioso y subyacen, de acuerdo con diversas versiones prehispánicas recogidas por la crónica colonial, a la veneración por la Virgen Morena.
En el siglo XVII, los cronistas agustinos Alonso Ramos Gavilán y Antonio de la Calancha dieron cuenta de la aventura de Yupanqui, y su talla potosina en maguey, luego de un intento frustrado en su propio pueblo.
 
Las mitológicas mujeres-peces, aún hoy presentes como imágenes en los lauraques o adornos alargados en las trenzas chipayas y las portadas de iglesias en torno a los lagos y salares del altiplano, estuvieron "sensualmente ligadas al dios Tunupa”, según detalla el jesuita Ludovico Bertonio en su Vocabulario aymara de 1612. Tunupa es relacionado con el fuego, el rayo y el trueno, aunque también a una deidad femenina vinculada al Salar de Uyuni.  
 
Pero la alternativa planteada por Teresa Gisbert desde 1980, en su enorme aporte sobre los mitos indígenas, válida también para tiempos que se remontan a los urus, primeros habitantes preaymaras del eje acuático Titicaca-Poopó-salares que divide el altiplano, es la relación entre las sirenas y el ídolo Copacabana, "dios lacustre que se enseñorea del lago Titicaca”. 
 
El nombre del pueblo se remonta al ídolo hecho de "piedra preciosa” o "gema refulgente” de predominante color azul, según Ramos Gavilán en 1621, cuando describió que "no tenía más que de la figura que un rostro humano, destroncado de pies y manos”,  semejante a Dagón, un dios fenicio con una forma femenina y cola de pez. 
 
Calancha, en 1653, refirió que estaba "a la parte que va a Tiquina” y que "por esta piedra y su Ídolo se llamaba el pueblo de Copacabana lugar o asiento de donde se puede ver la piedra preciosa. A este adoraban por dios de su laguna, por creador de sus peces y dios de sus sensualidades”. 
 
Gisbert propuso que Copacabana es el dios principal del lago, dios acuático, a diferencia de Con Ticcci, deidad personificada en un puma, adorada en la isla Titicaca (o "del sol”, aun ahora). También que el ídolo haya sido dios de los urus. Hace cinco años, tras recibir uno de los notables premios que honran su trayectoria, la historiadora dijo, según rescata el portal Carlos Mesa:
 
"Los españoles destruyeron el ídolo Copacabana y lo tiraron al lago, enterraron los monolitos, quemaron lo que pudieron, y lo que era de metal lo fundieron. Pero los indígenas adoraban a los cerros. ¿Qué podían hacer a los cerros? No podían tirarlos. Entonces los bautizaron. En general, es la Virgen la que está sobre el cerro, como el Sol, la que lo protege. Hay una identificación con el cerro y a través del cerro con la tierra… con la Pachamama”.
 
"Las antiguas costumbres se mezclaron. Es natural que así pasara, nadie estaba dispuesto a abandonar sus antiguos dioses” concluyó Gisbert. Para el contemporáneo agustino Hans van den Berg, rector de la Universidad Católica, el sentimiento de protección es fundamental, según afirmó el año pasado, luego de presentar su estudio sobre Ramos Gavilán: 
 
"Característica psicológica esencial de la cultura aymara es que el ser humano necesita de protección y busca protección. La Pachamama y los Achachilas protegen al pueblo aymara, al igual que a nivel humano los padrinos. Ramos Gavilán ha percibido esto: María es la Madre que protege, que ampara a los que acuden a ella”. 

imagen
 
imagen
 
imagen
 
imagen
 
imagen
 
imagen
 
imagen
 

Un poco de historia El atentado del 18 de abril de 1828

Terminada la magna lucha por la independencia Sudamericana, los militares y los “políticos ambiciosos” empezaron a alzarse contra el Libertador Bolívar y contra el Mariscal Sucre.

El Presidente Sucre –que ya se había casado por poder con María Carcelén, que le aguardaba en Quito– hubo de afrontar en su segundo año de gobierno en Bolivia, una gigantesca revuelta organizada contra él en el Perú. Esa revuelta empezó en Chuquisaca, el 18 de abril de 1828; a las seis de la mañana, Sucre que se encontraba en el Palacio de Gobierno, fue informado por el doctor Luna, que casualmente pasaba por el cuartel, de movimientos sospechosos de los militares en el interior del recinto.

En conocimiento de ello Sucre pidió que ensillaran su caballo, y con dos ayudantes se dirigió al cuartel donde se hallaban instalados los “Granaderos de Colombia”, al penetrar fue recibido a balazos y un proyectil le dio en el brazo derecho y otro pasó rozando la cabeza, su acompañante, el comandante Escalona, tenía descolgado el brazo a causa de otro disparo. El caballo de Sucre espantado salió corriendo hasta llegar al Palacio de Gobierno, donde, ya exánime, el Mariscal fue atendido por sus edecanes, quienes lo trasladaron a la casa de un amigo –Miguel Antonio Tardío–. Allí fue atendido por los doctores Terrally y Carpio, quienes le extrajeron las astillas del hueso producto del impacto del proyectil.

Confiados en que la causa estaba afianzada, los insurrectos nombraron Prefecto del Departamento a José Antonio Asebey (un militar en Retiro).

Los gestores del complot fueron Guillermo Cainzo (argentino), Victorio Robles (músico mayor”) y dos sargentos peruanos, siendo el cerebro de aquella siniestra maquinación el doctor Casimiro Olañeta, boliviano que aspiraba el poder. El cuartel quedó en poder de los amotinados y declararon prisionero a Sucre

Postrado en cama, el Mariscal Sucre recibió a sus oficiales de confianza y le encargó la Presidencia a su Ministro de Guerra, Gral. Pérez de Urdininea. Al día siguiente –19 de abril– se presentó, previa una solicitud de su esposa, el Dr. Olañeta ante Sucre, a quien, con increíble cinismo expresó su sentimiento por el atentado de que fue víctima, al mismo tiempo que le ofrecía sus servicios personales; le respondió el Mariscal que si “la consecuencia y la lealtad” vivían todavía en su ánimo, esos servicios “podrán ser útiles a su patria”, porque en lo referente a su persona, los agradecía “sin aceptarlos”.

Al salir de la alcoba de Sucre, Olañeta se presentó ante el Congreso y lo que hizo fue enaltecer “la actitud de los revoltosos y traidores, tomando por antecedente la constitución absolutista y el poder vitalicio; habló de la intromisión extranjera y dice además de contar con el apoyo del pueblo y del ejército para echar abajo el gobierno bolivariano; y por último pide el apresamiento del Presidente y sus ministros.

Preso el Mariscal, vencedor de batallas, se efectuaron negociaciones para la firma del tratado de Piquiza. El 1 de mayo el ejército peruano cruzaba el Desaguadero al mando del Gral Agustín Gamarra bajo el pretexto de proteger a Sucre poniéndose “entre la víctima y los asesinos”. Sucre considerando a Gamarra dueño de la situación, sin contar con un ejército con que enfrentar, el 16 de julio de 1828 dio instrucciones para que se firmara el humillante tratado en el que se estipulaba la salida de todas las fuerzas extranjeras; la convocatoria a un Con-greso Constituyente para el 1 de agosto, el mismo debía “recibir el mensaje y admitir la renuncia del Mariscal Sucre a la Presidencia de Bolivia.

No habiéndose reunido el Congreso en la fecha prescrita, Sucre emitió al país su último decreto el 2 de agosto, encargando el gobierno de la nación a los ministros José M. de Velasco, en carácter de Presidente, y Mariano Enrique Calvo y Manuel Molina. Ese mismo día, dejando su renuncia y un histórico mensaje, abandonó Bolivia, llevando en el cuerpo una herida y en la mente la ingratitud , la incomprensión y la traición artera de los políticos y militares de entonces.

Orígenes de una relación diplomática fraternal Bolivia y Francia

Tras la Independencia de Bolivia, el comercio colonial es-pañol se desintegró y fue una oportunidad para que diversos mercaderes europeos, especialmente británicos y franceses conquistaran el pequeño mercado de la naciente República. Aunque no se puede contar con información precisa de una fecha específica y de la cantidad de franceses que llegaron a nuestro país por primera vez, podemos citar, el informe del Gobernador de Puerto La Mar o Cobija Manuel Anaya, datado el 25 de noviembre de 1829, que indica la presencia de 8 varones franceses1, como habitantes de dicho puerto.

También para dar una idea del tráfico comercial es necesario mencionar que se encuentran registrados los barcos franceses en las entradas y salidas del Puerto La Mar: el bergantín ‘Correo del Burdeos’ (noviembre de 1829); la fragata ‘Joven Clemencia’ (noviembre de 1829); la fragata ‘Constelación’ (enero de 1830); los bergantines ‘Henriette’, ‘Josefina’, ‘Victorina’ y la fragata ‘Nueva Dorodona’ (marzo de 1830), entre otros.

En este panorama, poco a poco se iba estableciendo la población francesa y el 26 de mayo de 1831, mediante una nota oficial el capitán de navío Henrry Villeneuve, comandante del bergantín de guerra francés ‘Nisus’ a nombre del Rey invitó al Gobierno del mariscal Andrés de Santa Cruz a suscribir un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación: “…descansado sobre el principio de la más exacta reciprocidad y sobre las convinaciones, que de una y otra parte se juzgen más ventajosas á los dos países, será sin duda la prenda de relaciones amigables y duraderas. Este es el sincero deseo del Gobierno Francés y de su parte el Gobierno Boliviano ha manifestado desde largo tiempo iguales deseos…” 2. De esta manera, en el citado documento igualmente incitó al gobierno boliviano: “…para que envié á París un negociador con poderes necesarios para tratar con la Francia, sobre las bases indicadas, y realizar así las intenciones de ambos…” 3.

Con el mismo ánimo de fraternidad, el Canciller Mariano Enrique Calvo, respondió el 18 de junio del citado año: “…que habiendo reconocido aquel Gobierno como principio la independencia de la Nación Boliviana, está dispuesto a concluir con ella un tratado de amistad, de comercio y de navegación, que reposa sobre la base de la más perfecta reciprocidad; que para el efecto se constituya de parte de esta República un negociador, en París, investido de los poderes necesarios…” 4. Paralelamente, el gobierno francés nombró a Mr. Heubert, como Vicecónsul residente en las costas bolivianas.

Un año después, el 22 de agosto de 1832, el Cónsul General de Francia en Chile A. L. Ragueneau De la Chainaye, reafirmó el compromiso de su país, al de-clarar: “…hacemos votos mui sinceros por la prosperidad de ese Estado, y por la del hábil jefe que le gobierna; que su enviado será acojido por nosotros del modo más amistoso, y que nos encontrará animados de todo el espíritu de conciliación y lealtad que dirige la política del gobierno del Rei, al mis-mo tiempo que penetrados de estimación por el carácter y las grandes cualidades del Presidente de Bolivia…” 5.

Unos días más tarde, fue nombrado Ministro Pleni-potenciario en Francia el político Casimiro Olañeta, quien demostró su desacuerdo a los planes de organización de la Confede-ración planteada por el presidente Santa Cruz. Desterrado honoríficamente a Europa6, Olañeta suscribió a nombre de nuestro país y en representación del ‘Rey de los franceses’ Luis Felipe I, Henrique Buchet Martigny, el ‘Tratado de Amistad, Comercio y Navegación’ 7, el 5 de octubre de 1833, en París.

Cinco días después, el citado diplomático boliviano informó sus observaciones sobre los artículos relacionados al libre ejercicio de la navegación marítima y la concesión comercial en detalle otorgado a los ciudadanos franceses, prohibido en ese entonces a todo extranjero. En ese sentido, Olañeta anunció la no ratificación de este Tratado por el Congreso Boliviano, sobre ello escribió: “…en fin, yo he convenido con la condición indispensable de que el Señor Martigny lleve instrucciones para el caso de una negativa del Cuerpo Legislativo. De esta manera que da salvado mi responsabilidad en una distancia que es absolutamente imposible consultar al Gobierno…” 8.

Consecutivamente, el 26 de octubre de 1834 el periódico ‘El Iris de La Paz’, publicó la primera parte del ‘Informe de la Comisión de Casos Extraordinarios acerca de los Tratados con la Nación Francesa’, elaborado por una delegación congresal, también se informó la llegada del primer diplomático francés residente en nuestro país, Claudio Justo Enrique Buchet Martigny y su presentación de Cartas Credenciales realizada el 1° de dicho mes, como Cónsul General y Encargado de Negocios del Rey de los Franceses cerca del Gobierno de Bolivia. Por otro lado, en la segunda parte de dicho informe la citada comisión dictaminó: “…rechazar todo el tratado y negociar otro, é aprobar artículos justos por su reciprocidad, y negar los que carezcan de esta calidad, pero negociar otro en su lugar…” 9.

De esta manera, el jurisconsulto José Mariano Serrano, negoció y fir-mó en nombre de nuestro país junto al diplomático francés Buchet Martigny, el segundo ‘Tratado de Amistad, Comercio y Navegación’ 10, el 9 de diciembre de 1834, en Chuquisaca. También mediante este Instrumento Internacional se formalizaron las relaciones diplomáticas entre ambos países. El mismo fue ratificado y promulgado el siguiente día de su suscripción y fue denunciado por Ley del 19 de octubre de 1844.

1 Ver al respecto, el periódico El Iris de La Paz, 9 de enero de 1830, p. 3.

2 El Iris de La Paz, 26 de junio de 1831, p. 1.

3 El Iris de La Paz, 26 de junio de 1831, p. 1.

4 El Iris de La Paz, 26 de junio de 1831, p. 2.

5 El Iris de La Paz, 4 de noviembre de 1832, p. 1.

6 Sobre este aspecto Olañeta escribió, muchos años después: “Por fortuna se hallaba en Chuquisaca un arjentino, íntimo amigo mío desde la infancia, siempre notable en sus sentimientos, bizarro en sus acciones caballerescas, y honrado hasta la nimiedad de la delicadeza. Me sirvió de ángel tutelar, é influyendo en el ánimo del Jeneral Santa Cruz, pudo cambiar en mi favor la mansión de los semisalvajes con un destierro honorifico á Europa”. OLAÑETA, Casimiro: Obras de Casimiro Olañeta. Colección de sus mejores y más importantes folletos publicados con una introducción por Manuel Campero, Tipografía Colón, Sucre, 1877, p. 5.

7 Este Instrumento Internacional fue reproducido en El Iris de La Paz, 24 y 27 de julio, 17 de agosto, 7 septiembre y 21 de septiembre de 1834.

8 Archivo Histórico de Tratados y Memoria Institucional de las Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia, Francia; 2- Notas de remisión de Tratado de Amistad, entre Bolivia y Francia, París, el 10 de octubre de 1833, f. 16.

9 El Iris de La Paz, 30 de octubre de 1834, p. 2.

10 Este Instrumento Internacional fue reproducido por: GUTIÉRREZ, José Rosendo: Colección de Tratados i Convenciones celebrados por la República de Bolivia con los Estados Estranjeros, Tomo I, Imprenta de ‘El Independiente’, Santiago, 1869, pp. 62-74.

En la histórica región de los Chichas Cotagaita forjadora de la libertad

De clima caluroso en verano, con sus verdes campiñas productoras de frutales diversos, el 25 de marzo de 1570 a su paso hacia el sur, el expedicionario español, Luis de Fuentes y Vargas fundó en el corazón de Los Chichas, Santiago de Cotagaita, que luego alcanzó renombre por su accionar combativo en la Guerra de la Independencia, Gue-rra del Pacífico y Guerra del Chaco.

La revista Nuevos Horizontes de EL DIARIO, visitó esta pintoresca población forjadora de la libertad por cuanto el 27 de octubre de 1810, fue escenario del primer encarnizado combate libertario entre argentinos y el bien pertrechado ejército español, al mando del Gral.Córdova.

El Alcalde Municipal de Santiago de Cota-gaita, Ing. Kenny Salvador Chambi, durante el acto central de homenaje a 447 años de esta histórica ciudad, destacó la presencia del Decano de la Prensa Nacional, y anunció la ejecución de una nueva dinámica de trabajo para así atender los múltiples requerimientos y necesidades de la población urbana y rural.

“Tenemos proyectos diversos, para mejorar la calidad de vida en nuestro municipio, que en este año fue castigado por los fenómenos na-turales con prolongadas sequias, granizadas, heladas, con daños irreparables en algunas comunidades, afectando al sector agropecuario que tiene por actividad y sustento económico de muchas familias en nuestra provincia” señaló Salvador Chambi.

La población urbana y rural del municipio de Cotagaita, supera los 33.000 habitantes, en diversos pisos ecológicos, (sub andino, cabecera de valle, valle subtrópico) destacándose la producción de uva, durazno, membrillo, granada, higo, pera; la crianza de caprinos, ganado ovino, bovino y otros,

La Alcaldía Municipal, tiene en carpeta va-rios proyectos relacionados con el agua potable para consumo humano y para riego, además de consolidar la Unidad de Límites de reciente creación, cuya tarea es ejecutar el relevamiento del límite del municipio, siendo el tramo de prioridad: Tasna - Uyuni.

ANTIGUA CIUDAD COLONIAL

Cotagaita, en su estructura urbana, exhibe construcciones desde la época colonial, calles angostas, donde gradualmente se viene mejorando los servicios básicos, siendo prioridad el servicio sanitario, agua potable y defensivos, por cuanto existe permanente amenaza del agua en época de lluvia por las torrenteras que descienden desde el norte arrastrando piedras y cascajo) poniendo en riesgo la ciudad.

Mediante su Dirección Técnica, La Alcaldía Municipal ha elaborado el proyecto a diseño final del sistema del alcantarillado sanitario por gravedad (declive hacia el río) que permitirá eliminar aguas servidas y excretas de las vi-viendas de Cotagaita y disminuir gradualmente la contaminación ambiental, además de implementar el tratamiento de aguas residuales, descontaminando las aguas servidas que fluyen del hospital, colegios, escuelas y de todos los barrios que forman parte de la mancha urbana.

Los barrios que se beneficiarán con este proyecto tan esencial son: Villa Santiago, 3 de mayo, San Javier de Chirca, 10 de noviembre, 2 de abril, Chichas, además de Cruz de Misión, Alto Cruz de Misión, Florida y Bella Vista.

LA CASA DE LA CHASKAÑAWI

En la perspectiva de recuperar y fortalecer el aspecto turístico, se procedió a expropiar el inmueble de la Casa de la Chaskañawi, cuyo terreno se extiende en un área de 396.91 me-tros cuadrados.

Simultáneamente, mediante el proceso de usucapión se tiene previsto construir la casa de la Cultura de Cotagaita en un terreno de ll6.34 metros cuadrados en el sector este de la plaza “27 de octubre”, también se diseñó el proyecto para el museo étnico de Cotagaita, el terreno está en proceso de expropiación.

Siempre en el aspecto urbano, se tiene proyectada en el barrio San Javier de Chirca, la construcción del Salón Multifuncional de Cruz de Misión (obra gruesa), distrito 18.

La Dirección de Catastro Urbano, también tiene en carpeta la construcción del Salón Mul-tifuncional “ 23 de marzo” en LLajta Chimpa.

En el área urbana de Cotagaita (con más de 4.000 habitantes) se procedió al mejoramiento de calles y avenidas, en el Distrito 16 (cordones de acera, barrios 3 de mayo, Villa Santiago, Alto Santiago, rehabilitación de ambientes en el colegio “C. Medinaceli” -Carrera de Gastronomía-, mejoramiento del sistema pluvial en el Kindergarten “C. Aracena”.

ESTADIO CON CESPED NATURAL

Actualmente “Real Cotagaita”, participa con éxito en el Campeonato Oficial de la Asociación de Fútbol de Potosí. Simultáneamente, la Alcaldía Municipal ejecuta las obras de refacción del Estadio de Fútbol que contará con drenaje y césped natural.

Estudio y diseño técnico, pre inversión, construcción del colegio T.H. “Carlos Medinaceli”; en el coliseo cerrado construcción de barandas (obra fina), refacción del frontón deportivo, construcción del salón multifuncional de Cruz Misión (baños y cocina), graderías y muro perimetral en el cementerio general.

Dentro de la carpeta de proyectos en ejecución se contempla la construcción de centros de salud en Ascanty (823 habitantes) de Perka Huasi, Ñeskeri, Tarija Pampa, en Cazón (933 habitantes) de Churo, Challa Uno.

En el Distrito 2 Totora: sistema de agua potable de Challa Uno, con tubería para aducción, beneficiarios 380 habitantes.

En Palca Lily: sistema de micro riego, además de aula unigrado en Challa Uno y dos en Thapi, además de aulas multigrado para la unidad educativa de Falsuri.

En el Distrito 3, Collpa Uno, micro riego en Rancho Mojón para 194 familias y mantenimiento de camino vecinal: Colpa Uno-Crucero. Puesto de salúd Villa Concepción.

En el Distrito Nueve Cornaca, se construye el sistema de micro riego con dos estanques para 1.712 familias, sistema de agua potable en Cruz Pampa para 56 familias, en Laytapi, puesto de salud para 109 familias y sistema de riego Quinchamaly para 143 familias.

En el Distrito de Ramadas: sistema de riego para 185 familias, casa cultural para 185 familias, en Tablaya Chica, agua potable para 36 familias, sistema de agua para Puquilla (89 familias) y aula multigrado para 36 familias.

Construcción de pozo de agua para riego en Lury (36 familias), Centro de salud para Limeta (46 familias).

En Pampa Grande: Puesto de salud en ChuiChui, beneficiarios Majuelo y La Viña, puesto de salud en Palca Higueras, beneficiarios pobladores de: Rancho, Cerro Colorado, Pasto Huayco, Jolquencho, además de aula unigrado en la U.E. San Lorenzo de Mormorque.

En Río Abajo: Sistema de riego con canal revestido, beneficiarios: pobladores de Ascapa, Cholcapa, Tulty, Tablaya Palca, Molle Kahua y Cheque, zonas productoras de frutas.

En tanto que en CkaraCkara, se construye un pozo de agua potable, beneficiarios l.052 habitantes; puesto de salud en Jacospata para 132 habitantes, dos aulas unigrado para Tapchiquira (157 habitantes), en Patirana: construcción de aula multigrado, para 98 habitantes, camino vecinal Tunky D-7, beneficiarios 279 habitantes.

En Tocla se construyó la plaza, mejorando el aspecto urbano de esa población de 413 habitantes. En Riberalta se construyeron aulas unigrado, beneficarios 322 habitantes.

En Vichacla: Tinglado para la unidad educativa, beneficiarios, 388 habitantes; en la población de Tasna, vertedero de residuos sólidos para 889 familias de Tasna Buen Retiro y Tasna Rosario, puesto de salud para 272 familias y aulas para el colegio mixto Tasna Rosario, además de un campo deportivo en el Barrio Bolívar.

En este Distrito se construyó un coliseo cerrado para Sagrario, beneficiarios 286 familias, un bloque y tinglado para la unidad educativa Nor Chichas. Completan estos proyectos ejecutados por la Alcaldia Municipal la construcción del Colegio Nor Chichas en el Barrio Cruz de Misión. En Urupalca, aulas unigrado para la U.E. “Martín Primero” para 70 familias.

(Antenor Fernández Yañez, Cel 73041229)

lunes, 17 de abril de 2017

Memoria de César Achaval plasmada en una plaza

"Cuando irradia, el fulgor de la aurora al morir en la tierra el capuz, todo el mundo de pie te saluda, porque nace en tus cumbres la luz", son las primeras estrofas que los orureños entonamos con emoción y mucho fervor cívico, cada vez que la interpreta.

Un Himno considerado muy simbólico por la letra que encierra cuya melodía fue compuesta por César Achaval Cárdenas. Su vida vio la luz en la Alta Tierra de los Urus el 27 de febrero de 1890 y la inspiración de su espíritu lo abandonó el 26 de agosto de 1925.

Fue músico y compositor, dirigió las bandas del Ejército de Bolivia. Al margen de ser artista en las bandas de metal, también era intérprete de otros instrumentos, como el violín, la flauta y el piano. Su pasión por la música lo llevó a crear varias estudiantinas.

La memoria de este orureño notable está latente y más cuando su inspiración le dio vida al Himno a Oruro, declarado oficialmente en 1929, cuya composición ganó el concurso en ese entonces.



PLAZA

Hoy rememoramos a este personaje cuyo amor por su tierra estuvo presente en las melodías de ese himno. Su memoria estará viva hoy más que nunca, ya que una plaza que lleva su nombre lo recordará por siempre.

Este sitio está ubicado en la avenida Sargento Flores y Pagador. El lugar es coqueto, cuyo principal atractivo son las aguas flotantes que se tienen en el lugar y que durante la noche son iluminadas para dar vida a esa parte de la ciudad.

Asimismo, en aquel sitio se observa dos murales en relieve, en uno de ellos las glorias de los orureños al pie del Faro del Conchupata con la primera estrofa del Himno a Oruro. Mientras al sector Oeste está otro que representa el momento en el que se entonó por primera vez la canción emblema de los orureños en 1929.

Al medio y como no podía ser de otra manera está un pedestal en cuya cúspide está el monumento de César Achaval, la obra fue realizada por el artista Fineles Llanque y Tito Yugar. Esta plaza fue revitalizada en la presente gestión por el Gobierno Autónomo Municipal de Oruro.